Recientemente la AIE Las Palmas ha llevado a cabo varias jornadas con sus empresas asociadas de las tres islas de la provincia, Gran Canaria, Fuerteventura y Lanzarote, donde se presentó el proyecto sobre Certificación de Empresas Instaladoras EIC. Este proyecto está impulsado por su Federación Nacional FENIE y se está desarrollando a nivel nacional con el apoyo de la totalidad de las asociaciones provinciales que la integran.

En este caso, con el de la AIE Las Palmas, quién ha apostado por este proyecto como una forma de destacar a las empresas instaladoras que actúan dentro de la legalidad, acreditando que cumplen con un código de buenas prácticas que garantiza una profesionalidad fuera de toda duda, el respeto a los derechos de los consumidores y que se encuentran al día en sus obligaciones en materia de gestión de residuos eléctricos y electrónicos. Todo ello viene además avalado, garantizado y respaldado por AENOR, por lo que tieneuna trascendenciaimportantísimaparaelfuturodelcolectivo.

Paraexplicar esto contodo lujo de detallesse organizaron tres jornadas las cuales se desarrollaron el martes 28 de enero en el local de DIELECTRO en el Polígono Industrial Puerto Naos de Arrecife en Lanzarote, el miércoles 29 de enero en la Universidad Laboral del Cabildo de Fuerteventura en Puerto del Rosario, y el jueves 30 de enero en el Salón de Actos de FEMEPA enLas Palmas de G.C, que contaron con un gran número de participantes.

Junto a estas jornadas se presento también undípticoinformativoenel que se destacanlasprincipalesventajasparalasempresa que se encuentren adheridas a la marca EIC Empresa Instaladora Certificada, y vienea dar respuesta a preguntas como ¿en qué consiste este servicio?, ¿quégarantíasofrece? y cuáles son las características delservicio, entre otras.

Por último hay que destacar que en la reunión de la Asamblea General celebrada el pasado año,se acordó que esta certificación fuera gratuita durante el primer año para las empresas asociadasala AIE Las Palmas. Asimismo su directiva la entiende como la mejor manera de luchar contra dos de los mayores problemas a los que se enfrenta el colectivo de los instaladores eléctricos y de telecomunicaciones. El concepto de profesionalidad, como elemento que más valor añadido aporta a los destinatarios de los servicios del colectivo, y el de intrusismo del sector, que la situación económica actual haagravadodemanerasignificativa enlosúltimosaños.