El año pasado salió publicada la sentencia que impuso Penas a los jefes de un taller mecánico de Valladolid y al técnico de prevención del SPA de TRES MESES DE PRISIÓN Y TRES MESES DE MULTA por un delito del artículo 317 del Código Penal, manteniendo las cuotas diarias de multa fijadas en la instancia, y UN AÑO DE PRISIÓN por el delito del artículo 142 del Código Penal.

El Accidente se produjo en el año 2005, en el que un trabajador usaba un elevador. Cuando estaba trabajando debajo del vehículo, éste se precipitó al ceder una de las patas del elevador. Causándole la muerte.

El elevador no tenía el mantenimiento adecuado, ni el Marcado CE.