El pasado 29 de noviembre la Confederación Canaria de Empresarios (CCE) presentó su postura en lo relativo a la “implantación del gas natural en Canarias”. En su declaración la CCE considera que la ausencia de una planta regasificadora supondría una pérdida de competitividad para la economía de Gran Canaria.

Ademas, señala que Canarias debe apostar por la implantación de energías renovables, «aunque no podemos olvidar que estas presentan limitaciones».

En cuanto al uso del gas la Confederación Canaria de Empresarios apunta a que debe usarse como combustible para el transporte marítimo y la industria.