Los edificios, protagonistas silenciosos de la transición energética

Los edificios, protagonistas silenciosos de la transición energética

La movilidad, tanto de pasajeros como de mercancías, es el ejemplo recurrente al tratar el tema de la reducción de emisiones en las ciudades. Sin embargo, los edificios también tienen mucho que decir en esta realidad, que necesitará una inversión superior a los 40.000 millones de euros durante la próxima década, teniendo en cuenta que el 80% de las viviendas en España son ineficientes y más de la mitad fueron construidas antes de 1980.

En este sentido, el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) espera que –antes de 2050- los parques nacionales de edificios, independientemente de que sean públicos o privados, cuenten con alta eficiencia energética y sean descarbonizados, con la intención de hacerlos rentables económicamente al registrar un “consumo de energía casi nulo”.

Para ello, el propietario de la vivienda deberá realizar mejoras o instalar dispositivos que usen tecnología energética y/o fuentes renovables para generar o almacenar electricidad, aportar energía térmica, regular la temperatura o servir de aislamiento.

Europa, por su parte, obligará a que cada país miembro realice un inventario energético de los edificios de propiedad pública con calefacción y/o sistemas de refrigeración, y asuma el compromiso de renovar el 3% de esa superficie cada año. El objetivo de esta medida es mejorar el nivel de emisiones en 2030 por lo menos en el 32’5% con respecto al 2007.

Related Posts

Boletines

Categorías